Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image á
Scroll to top

Top

Sin Comentarios

Planifica tu aumento de sueldo

Planifica tu aumento de sueldo
Roger Llorens

Proponer o acudir a una entrevista o reunión donde el eje del diálogo sea alrededor de un aumento de sueldo es una situación con una doble lectura para muchos. Por una parte con la alegría de que se valore nuestra propuesta o que directamente se nos haya citado para ello, y por otra parte de responsabilidad y tensión por esa parte del futuro que está en juego durante esa reunión.

Para atender a una entrevista de aumento de sueldo hay que estar preparado y mentalizado de lo que se quiere conseguir, de cómo uno se valora y, sobre todo, de cómo lo puede estar valorando la empresa. Y es que nosotros como personas y empleados nos conocemos mucho mejor de lo que lo hará la empresa, y detalles o valores que tenemos muy interiorizados es posible que la persona responsable de tomar la decisión sobre nuestro aumento de sueldo no los conozco o no se haya percatado.

No podemos dejar a la suerte de que nuestro superior o persona encargada de la decisión sea un buen trabajador que estudie cada caso al detalle. Bastante hacemos nosotros por ser mejores empleados día a día como para darlo por supuesto al resto y exigirlo inconscientemente. Así que no, no des las cosas por sentadas y prepara en un papel toda la lista de inputs que generas para la empresa y que objetivamente están reportando valor y beneficios a esta.

¿En qué medida creas valor añadido?

Si bien es cierto que algunas de nuestras aportaciones no son puramente monetarias, estaría bien clasificar entre las que lo son y las que no lo son nuestras cualidades y tareas del día a día. Remarca tus hitos y logros más relevantes, sin excederse, pero sin obviarlos o rebajarlos.

“La modestia está bien, pero entrar en una falsa modestia puede ser contraproducente por dos motivos: no generamos credibilidad y restamos valor a nuestro trabajo”

Repasa por una parte los tangibles, aquellos que directamente han hecho rebajar costes a la empresa o mejorar sus ingresos. Haz un ejercicio de análisis personal depurado sobre todos los procesos implicados en tus tareas del día a día, estableciendo nexos y las formas en que repercute tu desempeño en la productividad propia y de los demás dependientes.

Y por otra parte recuerda también aquellas actitudes o valores que hacen de tu persona un activo ejemplar para la empresa. ¿Eres bueno ayudando? ¿Te piden consejo? ¿Te piden ayuda a menudo? ¿Cuánta gente acude a tu mesa durante la semana? ¿Qué repercusión tiene tu trabajo fuera de la empresa? ¿Has captado clientes de forma directa o indirecta? ¿Qué propuestas has hecho pese a que no haya fructificado? ¿Generas buen ambiente? ¿Cómo te describirían tus compañeros o subordinados?

De este tipo de interrogantes surgirán nuevas preguntas y algunas respuestas que puedan dar la clave de lo que realmente engloba a tu figura como trabajador más allá de los números.

Estos son solo algunos ejemplos y argumentos que debes tener en cuenta a la hora de negociar al alza tu salario, si quieres profundizar en la materia te dejo un ebook gratuito que puedes descargarte con las 14 lecciones maestras para conseguir un aumento de sueldo.

Y si no lo tienes claro, pide consejo a tus compañeros o envíales un cuestionario anónimo para que te describan como trabajador y destaquen tus principales virtudes o defectos. ¿Mereces un aumento de sueldo?

Etiquetas

Envíanos tu comentario